miércoles, 18 de agosto de 2010

Cosmocaixa


La semana pasada fuimos al Cosmocaixa, el museo de la Ciencia de toda la vida. Ha sido, desde que era pequeñita, mi museo favorito. Siempre que he ido he aprendido algo nuevo. Resulta especialmente atractivo para los niños porque dispone de multitud de cosas que pueden experimentar por ellos mismos, toquetear, observar, oler, escuchar... Vamos, que si no habéis ido ya tardais, y si lo habéis hecho, volved a ir. Siempre hay algo nuevo por descubrir.